La Revolución

La revolución no es sólo una manera de pensar, sino también una manera de ser que empieza con cosas tan elementales como la buena educación, la delicadeza, la ternura, la nobleza de sentimientos, la caballerosidad y la hidalguía, atributos que constituyen el fundamento de lo que Schiller llamaba ‘alma bella’. Incluye asimismo la autocrítica y la disposición a admitir los propios errores. Sin este fondo humilde sucumbirá inevitablemente a la tentación siempre latente de la autoglorificación, el triunfalismo, el dogmatismo, la petulancia y matonería, una de las taras morales que han enturbiado a menudo la pureza espiritual de la causa revolucionaria.” Heleno Saña

“Emancipación y cultura. Reflexiones sobre los nuevos movimientos de protesta”. Publicado en el  nº 37 de la revista “Enciclopèdic”, en noviembre de 2011.

Compartir: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • email
  • Print
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • Facebook

Dejar un comentario